sábado, 30 de junio de 2012

cazando diálogos I







- la noche es más chiquita que el día. 
- claro, por eso está en pañales.
- ...
- sí, a mi también me da esa sensación... como más niña.
- unos siete años, más no.
- capaz que llega a nueve, no sé.
- no pará, tanto no, ¡ahí ya es pre-adolescente!
- bueno, ocho.
- siete y medio.
- dale.
- seguro que cumple en diciembre.
- es una niña estival.
- ¿y el día? 
- eh...
- a mí me suena más viejo choto, el sol.
- se hace el pibe con eso de patrocinar la playa...
- ...pero ya está madurito.
- eso salta a la vista. por lo amarillo, digo.
- perspicaz observación.
- ¿eh, qué?
- ...
- ah, gracias.



.

lunes, 18 de junio de 2012

Es.





juro que quería, el tema es es que prometí no jurar más,
el tema es que me olvido las promesas.
anoche besé a la noche, a la luna, a una estrella que se infiltró en mi cama.
y no es metáfora, lo juro.

"estás experimentando", me dijo.
si, siempre, por ahora,
que es como decir lo mismo.
el experimento es eso,
es esto de vivir,
ahora mismo.

claro,
vos me lees y decís "chá, pss" y levantás las cejas tirando la cabeza un poco para atrás.  pero no es changa.
mirá, quedate un poco quieto y respirá. escuchando.  
nada más.
probá.
sin pensar en qué viene después, sin pensar de donde vengo.
bueno, eso te digo, esa sensación.

estar ahí, donde sea que estés y sentir, acá.
hacerle unos mimos y dejar dormir un poquito a la mente.
no es changa, no.
pero cuando sale que bueno que está, no hay bien ni mejor.
como es, es.
y si hay estrellas, 
la noche entiende y te guiña la luna,
y te besa.