jueves, 4 de octubre de 2012

.



Anochece y me despierto. Soy como un gallo pero al revés.
La noche sabe a luna y estrellas, como toda noche. Además tiene al mar por banda sonora y al grillo como su animal tótem, en estas latitudes.
Llega la noche y el silencio que seduce a la reflexión, pero los pensamientos recurrentes de la noche cada vez recurren menos. Ahora en ese espacio invito al deleite de los sueños, entusiasmada por saber que soy otras cosas además de lo vive de día.
Me chusmeo de a poquito, viendo algunos surcos de mi ser conversando con la luna tras las bambalinas de mis ojos soleados.
Y descubrí también que cuando me canso de mí o de ese diálogo, la noche que sabe como nadie el lenguaje de los mimos, se calla y me abraza. Y ahí es cuando más se escucha.


.


sábado, 30 de junio de 2012

cazando diálogos I







- la noche es más chiquita que el día. 
- claro, por eso está en pañales.
- ...
- sí, a mi también me da esa sensación... como más niña.
- unos siete años, más no.
- capaz que llega a nueve, no sé.
- no pará, tanto no, ¡ahí ya es pre-adolescente!
- bueno, ocho.
- siete y medio.
- dale.
- seguro que cumple en diciembre.
- es una niña estival.
- ¿y el día? 
- eh...
- a mí me suena más viejo choto, el sol.
- se hace el pibe con eso de patrocinar la playa...
- ...pero ya está madurito.
- eso salta a la vista. por lo amarillo, digo.
- perspicaz observación.
- ¿eh, qué?
- ...
- ah, gracias.



.

lunes, 18 de junio de 2012

Es.





juro que quería, el tema es es que prometí no jurar más,
el tema es que me olvido las promesas.
anoche besé a la noche, a la luna, a una estrella que se infiltró en mi cama.
y no es metáfora, lo juro.

"estás experimentando", me dijo.
si, siempre, por ahora,
que es como decir lo mismo.
el experimento es eso,
es esto de vivir,
ahora mismo.

claro,
vos me lees y decís "chá, pss" y levantás las cejas tirando la cabeza un poco para atrás.  pero no es changa.
mirá, quedate un poco quieto y respirá. escuchando.  
nada más.
probá.
sin pensar en qué viene después, sin pensar de donde vengo.
bueno, eso te digo, esa sensación.

estar ahí, donde sea que estés y sentir, acá.
hacerle unos mimos y dejar dormir un poquito a la mente.
no es changa, no.
pero cuando sale que bueno que está, no hay bien ni mejor.
como es, es.
y si hay estrellas, 
la noche entiende y te guiña la luna,
y te besa.




viernes, 3 de febrero de 2012

y luego se verá



embarré la tierra
barrimos el polvo
y corrí
los zapatos eran chicos, pero igual
-una siempre se puede descalzar-

soñé con los sueños esos de soñar
hablar con el río y el pasto,
como volar al viento prender el fuego del astro rey
y eso que no soy do, ni re, sol.

/entonces
mojando el charquito prendimos la luz
la luciérnaga disimuló no mirar
y nos dejó jugar a las estrellas
como la protagonista del show que era

fuimos
los hilos suspendidos del botón
de un títere de lana
porcelana fría que se amolda o almidón
alimento rico en proteínas vitaminas
y grasas saturadas
del puré.
luego PUF, efímeros como bengala
(por no decir cañita al aire)
 el frío de mentira, hielo seco
o aguja sin enhebrar, lista para coser.

(a)ficción
hacernos los astros y cantar el canto
de cantos rodados -en charco embarrado-
la luna de arriba alumbraba al sol
el sol nosotros,
en fin.

.


/

miércoles, 4 de enero de 2012

es cuando caes.



arriesgar
un plato de comida, las doce uvas de fin de año, un gracias o el mimo en una mano
que no fue.
entre esos riesgos hay abismos.
y si no sabes distinguir quien es quien, y si titubeás.
                                                                           .
                                                                           .
                                                                           .
                                                                           .
                                                                           .
                                                                           .